martes, 7 de abril de 2015

Día 1: Barcelona-Fez


Marruecos (sur y desierto) - 31 marzo 2012


Después de un buen viaje de 2 horas con Ryanair sin turbulencias apenas, llegamos al aeropuerto de Fez. Pequeñito. Hay que hacer la cola para entregar la hoja del control de viajeros, y luego la cola para cambiar los euros a  dirhams. Las maletas ya han salido. Del avión a la entrada de la terminal hay unos escasos 100 metros y todo va más rápido de lo que esperábamos, en menos de 20 minutos hemos salido, pasado el control, cambiado el dinero y recogido las maletas. 

Fuera del control nos espera Ahmed, nuestro guía a partir de hoy. Nos lleva hasta el Riad Tafilalet en el norte de la Medina escondido en un callejón donde uno no llega ni perdiéndose, los coches no entran, sólo carritos y mulas. 

La medina es un laberinto de callejuelas pero eso será mañana cuando lo veamos. 


Callejuela de la Medina




El Riad es precioso con un patio en el centro donde dan todas las habitaciones. Tiene una fuente en  el centro y está decorado con muy buen gusto. Las habitaciones son grandes, la de los niños son dos habitaciones unidas, con 4 camas. 


Riad Tafilafet
habitación del Riad
Baño de la habitación


Mohamed nos acompaña hasta la terraza de arriba del Riad, se ve toda la Medina. Es la llamada a la oración, las 7 de la tarde, se empiezan a escuchar los cánticos y se van acercando. La última llamada a la oración será a las 8, justo cuando ya se ha puesto el sol. 




Desde la terraza se ve todo el laberinto de la Medina, se extiende inmensa, viven unos 3 millones de personas en Fez, la mayoría en la medina. Tomamos un té a la menta en la terraza contemplando la puesta de sol, aunque está nublado y no luce mucho, pero es lo que hay. 




Vista de Fez desde la terraza del Riad


Té a la menta en la terraza

Atardecer en Fez

La terraza iluminada 


Hemos quedado para cenar a las 8. Cenamos unas ensaladas de diferentes vegetales y pollo al limón, hay hambre y está rico. 


El encargado del Riad habla un buen rato con nosotros y nos comenta algunas palabras en árabe, shukran (gracias) inshalá (si alá quiere) besaja (buen provecho, bismila (en nombre de Dios)… La mayoría de trabajadores del Riad son del desierto que han venido a trabajar a la ciudad, Mohamed era conductor de dromedarios y el encargado Ibrahim empezó vendiendo fósiles a los turistas en el desierto cuando era pequeño. Hablan un poco de todos los idiomas y son encantadores. Los dos son bereberes y nuestro guía Ahmed también. Notan la crisis de Europa al llegar menos turistas y los vuelos a Fez han pasado de unos 10 a la semana de diversos puntos de España a sólo 1 desde Gerona. Aquí el sueldo medio ronda los 250 euros al mes, aunque hay gente que trabaja por 5 euros al día. La agricultura y el turismo son su manera de vivir, pero este año hay mucha sequía y la cosecha de trigo se va a perder si no llueve. 

Estamos un poco cansados aquí son 2 horas menos y se nota, mañana hemos quedado a las 8 y media con un guía para ver la Medina con él, y luego sobre la 13:00 h. nos iremos ya con Ahmed hacia Erfoud, la puerta del desierto, con 400 km por delante, casi ná! sobre todo porque las carreteras del sur de marruecos no son las mismas que las de Europa, así que, buenas noches.












No hay comentarios:

Publicar un comentario