jueves, 19 de marzo de 2015

Día 1: Nápoles

Nápoles-Pompeya-Capri (marzo-2014)

Visitar Nápoles no es como visitar cualquier otra ciudad italiana, tiene otro encanto diferente, es caótica y ruidosa, llena de callejuelas estrechas donde las casas se caen a pedazos, la gente grita y gesticula, las motos van arriba y abajo sin orden, está llena de vida, de carácter personal, de alma. No se parece a otras ciudades italianas llenas de glamour y estilo o llenas de elementos arquitectónicos históricos, pero tiene algo que te atrapa.

¿Lo mejor de Nápoles? perderse por Nápoles. Recorrer sus callejuelas repletas de ropa colgada por todos lados, asombrarte por las capillas en recuerdo de los difuntos que están presentes en cada rincón y en cada esquina, comprobar que los muertos siguen muy presentes entre los vivos y las esquelas se pueden leen en muchas calles, observar que dentro de cada edificio destartalado se abre un patio fantástico en su interior, mezclarse entre su gente y parlotear con ellos en un italiano medio inventado pero entendible, esquivar las motos en sus veloces recorridos entre las calles repletas de gente,...










Patio interior de un edificio
capilla en la pared
capilla en la pared
capilla y ropa tendida, dos características napolitanas
esquelas en las calles

En muchas de las ventanas del centro histórico podemos encontrar cubos colgados del tendedero. ¿Para qué? Pues es una especie de montacargas casero, los panaderos y vendedores de las tiendas de alrededor reparten las pequeñas compras y las llevan a domicilio, cuando llegan gritan avisando de su llegada y esperan a que salgan al balcón, desde allí arriba desatan el cubo y lo descienden con el dinero de la compra en su interior y abajo, en la calle, el vendedor recoge el dinero y pone la compra. Esto no ha cambiado con el paso de los años.

cubo montacargas

basura acumulada en las calles
¿Lo peor de Nápoles? la suciedad. Montones de basura esparramada, papeles por todos lados y una falta de limpieza en las calles sobre todo en la zona antigua y en las calles menos turísticas
Spaccanapoli divide claramente el centro histórico de Nápoles en dos mitades. Es una calle comercial repleta de pequeños establecimientos y con mucho movimiento a todas horas y mucha vida. Allí, en una de las tiendecillas repletas de pasta italiana de todos tipos y tamaños aprovechamos para comprar unos souvenirs comestibles. Qué rica la pasta italiana!

Spaccanapoli divide la zona histórica con el castillo de Sant Elmo a lo alto

tiendecillas de pasta
tendero simpático
Otra de las zonas característica del centro histórico es la calle de los belenes artesanales. Una calle dónde todas las tiendas están abarrotadas de figuritas artesanas de pesebre y decorados fantásticos. Y cómo no! aquí también está muy presente el fútbol con figuras dedicadas a Rafa Benítez entrenador en esos momentos del Napoli. Curioso!


callejuela de los belenes
Rafa Benítez entre las figuritas de Belén
Nápoles está lleno de iglesias en su casco histórico, en cada calle, en cada rincón, en cada placita hay una iglesia, grande, pequeña o mediana, cada una diferente, cada una con su encanto. Il Duomo, la catedral es la más importante y, me sorprendió que no se encontrara en una gran plaza sino en una calle sencilla. En su interior, fantástica.
Il Duomo

Interior del Duomo

Detalles del interior del Duomo

Cúpula del Duomo



Iglesia del Gesú Nuovo
Iglesia del Gesú Nuovo

Saliendo del casco antiguo nos encontramos con las galerías Umberto I, una copia de las mismas en Milano.
Galería Umberto I
Interior galería

Al lado de la estación marítima se encuentra la fortaleza del Castel Nuovo
Castel Nuovo
Castel Nuovo

Y después de recorrer calles y callejuelas qué mejor que tomarse una pizza Margarita en la famosa pizzería Da Michele. Esta pizzería es donde Julia Roberts en la película "Come, reza, ama" se come una fantástica y rica pizza, y nosotros decidimos probar también a ver, qué tal. ¿Los precios? super-populares, ¿la pizza? estupenda.

Pizzería Da Michele con Julia Roberts
Pizza Margarita
Pizza Margarita
Pizzeria Da Michele

Después de la apetitosa pizza seguimos con la ruta hacia la zona más nueva de Nápoles y hacia la plaza del Plesbicito. Aquí ya la ciudad está más cuidada y más "europeizada".
Zona nueva de Nápoles

La plaza del Plesbicito es una inmensa plaza de forma semicircular donde se encuentra el Palacio Real y la iglesia de San Francesco di Paola.
Plaza del Plesbicito
Palacio Real e iglesia San Francesco di Paola en la plaza de Plesbicito

Acabamos el recorrido en los jardines al lado del Lungomare con las vistas del volcán Vesubio a lo lejos y un buen Gin-tonic para refrescarnos.
Jardines en el Lungomare
El Vesubio a lo lejos desde el Lungomare
Gin-tonic para reponer fuerzas

No hay comentarios:

Publicar un comentario