viernes, 10 de julio de 2015

Día 6: Las Vegas (1), descubriendo el Strip

Faltando aun 30 km para llegar a Las Vegas ya se puede distinguir a lo lejos. No llegamos de noche que es mucho más impresionante, pero igualmente es curioso ver a lo lejos un agrupamiento de edificios enormes en medio de una extensión inmensa de terreno llano y de casas bajitas desparramadas.

Llegamos sobre las 5 de la tarde a Las Vegas y el GPS nos lleva sin problemas hasta el hotel Aria. Es un hotel nuevo y no es temático, pero está muy céntrico, al lado del Bellagio, y encontramos una buena oferta en este 5* por el precio de uno inferior cuando hicimos la reserva. En la entrada del hotel (inmenso) el portero nos da un número, espera que saquemos las maletas y se queda con el coche y las llaves. Como nuestro inglés es bastante penoso no entendemos muy bien dónde tenemos que recoger el coche luego y nos vamos un poco "acojonados" por si no volvemos a verlo. Parecemos catetos llegados del pueblo a la capital :))

Hotel Aria


Llegar hasta la recepción no es tarea fácil. El hotel es un monstruo de grande, con infinidad de pasillos y salas, además hay que atravesar todo el casino con infinidad de tragaperras para llegar hasta recepción y hacer el check-in. Tenemos suerte y nos atiende un chico hispano que nos indica nuestra habitación y dónde recoger el coche luego, jeje.

Nuestra habitación está en el piso 18. Otra vez hay que atravesar el casino para llegar a los ascensores. Montones y montones de máquinas tragaperras, mesas de ruleta, black jack, salas de poker, y todos los juegos imaginables. Impresionante, aunque a nosotros no nos gusta el juego y nuestra contribución en los casinos de Las Vegas será de 10 $ en todos los días.

Tragaperras allá por donde mires
La habitación es preciosa y moderna con vistas de Las Vegas.

Habitación del Hotel Aria
Es pronto y la ciudad aun no está iluminada. Habrá que esperar a la noche para ver el skyline iluminado de Las Vegas tan característico.

Vistas desde la habitación piso 18
Dejamos las maletas e intentamos encontrar el coche para la primera toma de contacto con el Strip, que es la calle principal donde se encuentran todos los hoteles.  Localizamos el coche y respiramos tranquilos.

Todos los hoteles del Strip de Las Vegas tienen parking gratuito por lo que no hay problema de aparcamiento. Lo difícil es encontrar la salida del parking hacia el hotel y luego volver a encontrar la entrada del parking. Los hoteles son un laberinto de pasillos, tiendas, salas, restaurantes y miles y miles de tragaperras todas iguales que despistan y cuesta orientarse.

Aparcamos en el Paris y lo recorremos. Está ambientado en las típicas calles de los cafés parisinos, pero el hotel en sí se ve antiguo. Aun así es bonito. Será que París me encanta, aquí y en Francia.

Interior del hotel Paris


Salimos fuera y vemos la Torre Eiffel y el globo característico del Paris.

Torre Eiffel del hotel Paris
Nos encontramos también con carteles de la pelea de boxeo que acababa de celebrarse hacía unos días, a mi la verdad, el boxeo me parece una gran una estupidez, no acabo de entender esto de darse guantazos unos a otros y encima llamarlo deporte, francamente no lo entiendo, pero bueno... que estaba todo lleno de carteles de la pelea.

Publicidad de la pelea celebrada unos días atrás
Ah! y los coches de policía, sí son como en la tele. Todo es como una gran película!



Delante del Paris está el Bellagio, qué ganas de verlo! (sí, lo sé, sólo por la película Ocean's eleven, quizás Brad Pitt siga ahí) pero aun no toca ir a él. Aprovechamos y seguimos andando hacia el Flamingo.

Hotel Flamingo, rosa!
De nuevo montones de tragaperras nos reciben a la entrada. Buscamos la zona del jardín y vamos hacia allí. Flamencos!!! Venía convencida que los flamencos del Flamingo no eran de verdad, pero me llevo una sorpresa. Me encantan. Me los llevaría a casa y los tendría paseando arriba y abajo por la terraza. Qué bonitos!

Flamencos del Flamingo

Cruzamos hacia la otra acera hacia el Caesars Palace. Impresionante de grande! Nos llama la atención las pasarelas con escaleras mecánicas para cruzar las enormes calles. Muy práctico así no hay que esperar semáforos y además desde arriba la pasarela hay buenas vistas.

Calles "pequeñas" en Las Vegas y pasarelas para cruzarlas
El Caesars es enoooooorme. Ambientado en la Roma clásica está lleno de estatuas, el David de Miguel Angel por ejemplo, o de fuentes de Roma como la Fontana di Trevi. 

Hotel Caesars Palace
David de Miguel Angel en Las Vegas


























La ambientación es genial, y la luz del techo es como si permanentemente estuviera amaneciendo o anocheciendo. Es precioso. Cuesta hacerse a la idea que estás en un hotel.

Un cielo espectacular en el Caesars sobre la Fontana di Trevi
Las tiendas de nivel se suceden una tras otra, Chanel, Gucci, Dior, Rolex, CH... es un desfile de lujo al alcance de pocos. Espectacular también la tienda de H&M.

Tienda de H&M en el Caesars
Los pasillos se suceden unos tras otros y hay poco dónde orientarse por lo que es fácil perderse y no encontrar la salida. Sí, nos perdimos entre tanto glamour y aprovechando que todo era tan bonito nos quedamos a cenar en una pizzería del hotel, aunque yo hubiera preferido el de Gordon Ramsey pero estaba lleno.

Ya con el estómago lleno nos fue más fácil encontrar la salida del hotel y cruzamos de nuevo hacia el Paris para recoger el coche, pero antes vemos el Paris y el Flamingo iluminados.

Hotel Flamingo
Hotel Paris
Justo cuando estábamos frente al Bellagio, las fuentes se encendieron y pudimos verlas (desde lejos, pero bien). Era precioso cómo el agua bailaba al compás de la música, no dura mucho, unos 3 minutos pero lo repiten cada 15 minutos por la noche y cada 30 durante el día. Pero hoy estamos muy cansados del viaje y el paseo y preferimos dejar el espectáculo de las fuentes para mañana visto desde mejor sitio.
Fuentes del Bellagio

Nos vamos hacia el hotel previo localizar la entrada del parking (cosa nada fácil tampoco porque está escondida en una calle lateral).

Hotel Aria
Cuando entramos en la habitación Las Vegas se muestra ante nosotros desde la ventana. Esta sí es la estampa que tantas veces hemos visto en las series de televisión.

Vistas desde la habitación del hotel
Estamos muertos de cansancio entre la excursión de esta mañana en Bryce Canyon y la pateada de esta tarde. Creo que la idea de descansar en Las Vegas no va a ser tan fácil, las distancias son enormes y los hoteles inmensos por lo que los paseos van a ser laaaaaargos. De todas maneras, estos días no vamos tan ajustados de horarios como hasta ahora, tan sólo "la boda" y el espectáculo de "Le Rêve". Pero eso, será otro día. Buenas noches!

No hay comentarios:

Publicar un comentario