domingo, 8 de mayo de 2016

Dublín en un fin de semana (I) - Ruta de los pubs

Dublín - 15-17 abril 2016


La verdad es que Dublín no estaba en la lista de ciudades pendientes de visitar, hay todavía algunas ciudades europeas que no conozco y que estaban más arriba en el ranking de preferencias, pero como desgraciadamente Europa está un tanto revuelta, decidimos escaparnos a algún destino un tanto alejado del ajetreo anti-terrorista de centro Europa. Y acabamos comprando un vuelo a Dublín.

Buscando información sobre la ciudad, pronto me di cuenta que era una ciudad pequeña sin grandes monumentos ni atracciones que se podía recorrer y visitar en un fin de semana.

Buscamos un hotel en el centro para poder ir andando a todos lados. La verdad me sorprendieron los precios bastante altos de los hoteles céntricos, todo lo contrario del vuelo que salió muy barato. Bueno, así hicimos la media. No sé si lo habré comentado alguna vez, pero somos un poco frikis, nos gustan las cosas diferentes y encontré un hotel que me fascinó, por lo menos en su hall y su entrada. Estilo rococó total, preciosísimo. Trinity Hotel, no es barato, pero es muy bonito ;) y super céntrico.






                





Dublín nos recibió con su típico tiempo: día gris, frío y lluvioso, pero paraguas en mano nos fuimos directamente a la zona del Temple Bar, porque si había una cosa que me apetecía hacer, era beberme una pinta de Guinness.

Antes del viaje hice una pequeña recopilación de palabras relacionadas con la cerveza para poder entender y pedir exactamente lo que quería, ya que nuestro inglés deja bastante que desear. Así hay que saber que:

  • cerveza negra: se le llama "stout" y la más famosa evidentemente es la Guinness
  • cerveza rubia: menos habitual en irlanda. Hay que pedirla como "lager" no como "beer" Nosotros probamos la Hop House 13 y estaba muy rica.
  • cerveza roja o tostada: se le llama "ale" y no la probamos, somos un poco de ideas fijas, yo me quedé con la Guinness y Juan con la Hop House 13.


The Temple Bar (48, Temple Bar)





Muchos de los turistas que vienen a ver el Temple Bar, el pub más famoso de Dublín, vienen, hacen la foto desde fuera, entran, hacen la foto desde dentro, salen y se van. Pero nosotros queríamos ver el ambiente y, sobre todo, teníamos hambre. Así que entramos y tuvimos suerte de pillar una mesita y, eso es un lujo total. Había leído que lo más típico era comer unas ostras (a mi no me gustan pero a Juan sí) así que nos dimos un homenaje de ostras y sandwiches de carne con cebolla caramelizada, riquísimo... y todo ello acompañado de cerveza, of course!


                


El ambientazo a las 6 de la tarde en el Temple Bar era impresionante con música en directo y lleno hasta los topes. No es de los pubs más baratos por estar en el centro del huracán, pero realmente vale la pena.


El día no acompañaba para hacer buenas fotos pero al día siguiente volvimos a pasar por allí y pudimos llevarnos alguna imagen sin lluvia, pero con mucha más gente.


Luego por la noche volvimos y la animación era máxima, había dejado de llover pero hacía un frío bastante intenso a pesar de estar en abril. 3 grados marcaba la temperatura en el móvil, pero la gente ahí es de otra raza, piernas sin medias, sandalias, manga corta o tirantes en plena calle. Y nosotros tapados hasta las cejas!



Pero, sigamos. Ya con el estómago lleno y las pilas cargadas seguimos con nuestra ruta de los pubs. Había buscado en diferentes blogs y guías cuales eran los más recomendables y los más curiosos así que llevaba una lista que fuimos siguiendo. No en todos nos tomamos una pinta porque sino no hubiéramos llegado al final :)


Oliver St. John Gogarty's (58, Fleet Street)


Muy cerca del Temple Bar está el Gogarty y es uno de los que más animación hemos visto en todas las veces que pasamos por delante. Siempre con música típica irlandesa que te invita a entrar. La animación increíble, gente muchísima, encontrar un taburete libre, imposible.





The Church Bar (esquina Mary St y Jervis St) 


The Church es como bien dice su nombre una iglesia reconvertida en pub. No tiene el ambientazo de los típicos pubs de la zona del Temple Bar y está más reconducido a restaurante con un ambiente más tranquilo y relajado y bastante elegante. Aun conserva sus vidrieras en los laterales y el órgano en su pared frontal donde Haendel tocó por primera vez "el Mesías". No nos quedamos, tan sólo queríamos verlo por curiosidad.



O'Neill's (2, Suffolk St.)


O'Neill's está justo en el centro de Dublín al lado de la estatua de Molly Malone, a la cual hay que tocar sus pechos si quieres volver a Dublín, y eso hicimos (aunque tampoco tengo claro que quiera volver).

O'Neill's es grande pero fue el único donde no encontramos música en directo cuando pasamos por allí. Ibamos a quedarnos a cenar pero estaba lleno y tampoco me convencía el ambiente, así que, seguimos con la ruta.



The Brazen Head (20, Bridge St. Lower)


Está considerado el pub más antiguo de Dublín, mejor dicho de Irlanda. Se dice que se remonta hasta el año 1198, casi nada! También fuimos a verlo.




O'Neill's (36-37 Pearse St.)


Buscando un sitio para cenar medianamente tranquilo (cosa difícil en viernes noche) acabamos en otro O'Neill's al lado del hotel, muy tranquilo y  muy acogedor donde cenamos super bien. Es un pub que está fuera de la zona habitual pero muy apropiado para descansar de la caminata de toda la tarde y poder hablar tranquilamente. 



The long stone (2, Townsend St.)


Este es otro de los pubs que encontramos alrededor del hotel buscando sitios medianamente relajaditos. La primera noche no tuvimos suerte y estaba lleno pero lo intentamos de nuevo la noche siguiente un poco más pronto y la verdad es que cenamos bien y nos gustó el sitio, además no nos podíamos ir de Dublín sin probar el café irlandés.








Y así entre Guinness, Lager y Irish Coffee damos por finalizada nuestra ruta cervecera por Dublín, que más que una ruta cultural más bien ha sido una ruta alcohólica. Pero aun y así, la cerveza irlandesa es muy suave y me sorprendí bebiéndome las pintas sin que se me subiera a la cabeza. De todas maneras también hicimos algo más que beber y comer en Dublín pero eso será en el siguiente post donde recorreremos las iglesias y las calles de la mano del tour gratuito de Sandemans.




No hay comentarios:

Publicar un comentario